miércoles, 10 de agosto de 2011

(Opinión) - Capitán América: El Primer Vengador by un espectador cualquiera

Captain-America-The-First-Avenger-Final-Poster-1024x500
Siendo como es el Capitán América, símbolo innegable y ejemplo perfecto de lo que se considera el ideal de soldado americano, es completamente entendible el exceso cuidado con el que se trató al personaje, antes de su transformación debido al suero de supersoldado. Los largos minutos en el que el protagonista es Steve Rogers, son igual de deliciosos como los que protagonizó Peter Parker en la primera película de Spiderman. El esmero en los decorados y el atrezzo, la excelente elección de personajes secundarios, e incluso la pausada fotografía en las escenas de acción, que se aleja (gracias a Dios), de esta irritante moda actual de estar moviendo la cámara continuamente, dan muestras del cariño con que se llevó a cabo toda la producción.

Marvel, siendo sabedores de la responsabilidad que tenían entre manos a la hora de tratar a uno de sus personajes insignia, apostó por darle la misma importancia y responsabilidad al héroe que hay debajo de la máscara, que al abanderado de las barras y estrellas. De este modo, es mucho más fácil entender las acciones de este último, y también es más sencillo, diría que incluso natural, llegar a simpatizar con él. Chris Evans cumple a la perfección con lo esperado, firmando la mejor interpretación que le recuerdo. Por cierto, chapeau también para los efectos digitales que permiten que pasemos de observar la cara de Evans sobre un flacucho cuerpo, sin que apenas se note el truco, para poder observar después los meses de trabajo que debió de sufrir para conseguir una figura envidiable. También me gustó mucho la elección de Hugo Weaving en el papel de Cráneo Rojo, y de Stanley Tucci interpretando al profesor Abraham. Y aunque el primero demuestra un gran potencial y tiene experiencia ejerciendo de malo, creo que acabó siendo desaprovechado. El profesor en cambio, es capaz de transmitir grandes dosis de cariño en las pocas escenas que aparece, y sintoniza muy bien con Chris Evans.

Si de algo adolece el film, es quizá de que está pensada para que se apta para todos los públicos, de manera que algunas escenas de acción pueden llegar a parecer ingénuas o infantiles. Además, la segunda parte de la película se descontrola por momentos, y vemos al Capitán de un sitio a otro golepando enemigos, en un frenesí innecesario y mal explicado. También influye negativamente en la credibilidad general de la historia, que las tropas mal equipadas americanas, sean siempre capaces de vencer a los modernos ejércitos de Hydra, pero que en cambio se nos intente convencer de que el mundo corre un grave peligro, porque Cráneo Rojo dispone de un ejército muy bien equipado.

No obstante, dejando de lado pequeñas contradicciones y detalles que siempre pueden pulirse, el espectador cualquiera va a encontrarse una película muy bien hecha, muy agradable de ver, apta para todo el mundo y que transmite perfectamente el espíritu del Capitán América. En los tiempos que corren, ¡esto es una ganga!.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

lo unico que vale de este panfleto es la tetuda inglesa, que madre mia...

no sabria (y tu tampoco, aunque quieras negarlo) por donde empezar con ella...

el resto? para debiles mentales amantes del NWO y modelados por propaganda tan dañina, como la que (supuestamente, jajajaja) combaten.

pero la inglesa... uffff!!!

Avengersforever dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que la señorita inglesa, a la que por cierto la moda de la época no favorece, es un reclamo interesante a la hora de ver la película. No obstante es de recibo remarcar también otras virtudes del film, que aunque sean de textura menos esponjosa, aportan otras sensaciones que no tienen porqué estar centradas, en el epicentro del cuerpo masculino. Vamos, que también va bien que de vez en cuando la sangre circule libremente por el cuerpo.

Anónimo dijo...

Me ha parecido una película aceptable, en la que a pesar de que los buenos siempre ganan, no son intocables y por supuesto no pueden impedirlo todo, como si de dioses se tratara.
El echo de que los buenos también sufran algún revés, le da un aire de "credibilidad".
Aunque coincido en el echo de que un puñado de soldados acaben con toda las amplia, extensa y poderosa red de enclaves de Hydra, es un tanto arriesgado y desmerece al resto del argumento de la película.
A pesar que los detalles que siempre se pueden mejorar, porque para gustos colores, es un film que deja un buen sabor de boca ;p