miércoles, 10 de junio de 2009

Jóvenes Vengadores nº 7 a 12






Guión: Allan Heinberg
Dibujo: Jim Cheung
Tinta: John Dell, Mark Morales, Drew Geraci
Título original: Young Avengers 7 a 12 USA






Allan Heinberg
tuvo una gran idea con esto de los Jóvenes Vengadores, supo cuajar en pocas páginas lo que podría llegar a ser un grupo de solera, creando personalidades diversas y orígenes inverosímiles e interesantes. Jugó mucho y bien con nosotros cuando "replicó" a los Vengadores de siempre con esta versión juvenil, atrayéndonos hasta un cebo que una vez mordido ya no pudimos soltar. Los doce números que compusieron esta primera etapa tienen dos arcos argumentales bien definidos; mientras que la primera media docena nos presenta al grupo y los enfrenta ni más ni menos que a Kang, los números que os recuerdo ahora nos infiltran en las vidas privadas de cada uno de los nuevos héroes. Así pues conoceremos qué ha motivado a cada uno a emprender el difícil camino del superhéroe, y qué consecuencias ha tenido dicha decisión tanto para él como para las personas que le rodean.

Como no podía ser de otra manera, el señor Heinberg nos reserva grandes sorpresas sobre el orígen de los poderes de cada uno de ellos ( particularmente me ha gustado la historia del Patriota ), y además aprovecha los relatos para asentar más si cabe a este grupo dentro del Universo Marvel, estableciendo vínculos familiares sorprendentes con algunos de los pesos pesados marvelitas. En términos agrícolas, diría que la siembra ya está hecha, y ahora sólo cabe esperar el fruto. Tanto el "jornalero" Heinberg, como el "agricultor" Cheung enterraron la semilla en el momento preciso y con el abono adecuado. La pena de todo fué el editor "hurraca" de Marvel, que creyó conveniente que nadie más tratara las historias de los Jóvenes Vengadores a parte de los dos artistas que habían empezado la siembra, y aunque personalmente la decisión me encanta, pues creo que las series generalmente pierden potencial cuando se les cambia el equipo gestor; también es verdad que dicha exigencia ha provocado que sólo podamos ( de momento ) gozar de doce números, ya que los citados autores no pueden sacar tiempo de entre sus múltiples compromisos para regalarnos con algunas historias más.

Si algo hubiera que achacársele a esta genial serie, sería quizá lo inadecuado de los villanos a los que tienen que enfrentarse los jóvenes. Ya que si en los primeros seis números el rival a batir era Kang, los Krees y los Skrulls le toman el relevo en estos seis últimos, haciendo que me pregunte si rivales de menos talla, no le sabrán a poco a nuestro Jóvenes Vengadores en un futuro cercano. ( casi todos los que quedan lo son ). Personalmente hubiera dejado a entidades tan poderosas para aventuras venideras, y de esta manera favorecer la sensación de que el grupo va creciendo y puede acceder a defendernos de amenzas más poderosas. Exceptuando este detalle, el resto de la historia es un manual perfecto de equilibrio entre escenas de acción, humor, intriga y sorpresas. Todo un ejemplo de lo que deberían ser los cómics de superhéroes.

Estos útlimos seis números, como decía, nos aportan datos sobre las vidas privadas de los héroes y sobre las motivaciones de cada uno, cosa que hace que les cojas cariño mucho más rápidamente. Heinberg también controla perfectamente el ambientillo juvenil y nos ofrecerá alguna que otra escena muy divertida ( como la que protagonizan los dos enamorados delante de los padres de Hechicero ), que alternará también con sucesos terribles que provocarán una unión mucho más fuerte entre los componentes del grupo.

Es tarde ya para descubrir las excelencias del dibujo de Jim Cheung, al que seguro que la mayoría de vosotros conocéis. El buen hacer del dibujante le ha llevado a la primera serie de Vengadores, y aunque siempre es posible mejorar, su dibujo ralla el notable alto. De echo hay un número en el que cede el puesto a otros grandes dibujantes, que irremediablemente quedan empequeñecidos ante el arte de Cheung. La única cosa que no me ha gustado, es que hace todas las portadas sin ningún tipo de información de lo que nos espera en el interior. De echo podríamos intercambiarlas y no pasaría nada.

Ojalá llegue pronto el momento en que estos dos grandes artistas puedan volver a dedicar tiempo a estos personajes, que consiguieron en escasos doce números hacerse mucho más familiares y queridos para mí, que algunos de los integrantes de la serie madre ( Nuevos Vengadores) después de haber transcurrido ya casi cuarenta números.

1 comentario:

Jackeline dijo...

Hola
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiesilvajauregui@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie