domingo, 21 de febrero de 2010

The Boys nº 2. Moja







Guión: Garth Ennis
Dibujo: Darick Robertson, Peter Snejbjerg
Color: Tony Aviña
Título original: The Boys 7 a 14 USA






Quizá por lo bien que me lo pasé con el primer volúmen, o por la falta de sorpresa, este segundo recopilatorio de The Boys me ha parecido más soso que el primero. La cantidad de escenas violentas o graciosas y las buenas ideas que me cautivaron en los primeros números, han dejado paso a unos relatos más serios y comedidos, que quizá gozan de una estructura narrativa más depurada y de mejor argumento, pero que se distancian un poco del regusto que me dejaron los primeros. No digo que no sigan siendo entretenidos, ni que Garth Ennis no haga lo que se espera de él, sinó que parece como que quiera dar un enfoque algo más serio a la colección. Buena muestra de ello la encontramos en la primera de las dos tramas que componen este recopilatorio, en donde Los Chicos se dedican a investigar el asesinato de un joven homosexual; tema que Ennis trata con más tacto y discreción que cualquiera de los relatos que le haya leído antes. De este modo, y exceptuando alguna escena que protagoniza Teck-Knight intentando curarse de una extraña adicción, la historia transcurre con la estructura típica detectivesca que podríamos encontrar en cualquier cómic de dicha temática, y sólo se nos recuerda que estamos leyendo The Boys en alguna escena aislada.

La segunda historia nos traslada a Rusia, donde Carnicero y compañía investigan la extraña muerte de un par de súpers a los que les estalló la cabeza de golpe. Garth Ennis recupera en esta historia la esencia semi-perdida de los anteriores números, y volvemos a gozar del grupo al completo y de unos villanos a la altura, que harán que la historia crezca enteros en interés y miembros quebrados. Quizá se eche en falta un poco más de escenas de acción, y no me refiero simplemente a peleas, sinó a situaciones que difieran de los personajes sentados en una mesa hablando y comiendo, o los personajes de pie destrozando enemigos.

Otro de los puntos que hubiesen podido mejorar, es el del apartado gráfico, pues aunque Darick Robertson domina la estética urbana y los primeros planos, no se prodiga en exceso con los detalles de los escenarios, y acabas teniendo la sensación de que toda la historia transcurre en habitaciones parecidas, sin prácitcamente exteriores ni utensilios diferentes de mesas, sillas y puños. Peter Snejbjerg echa una mano a Darick en los últimos números, y aunque no llega a la calidad de éste ( estuvo de baja porqué al parecer le picó una serpiente )no desluce y consigue mantener el tono general de los anteriores números.

Esperemos que en el tercer volúmen, podamos volver a gozar con las palizas a supers ( algo que se ha echado de menos un poco en este segundo ), o al menos descubramos algo más de los componentes del grupo, a los que parece que Ennis tiene algo olvidados en pos de Carnicero y Huggie.

1 comentario:

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
tajuancha@gmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.