viernes, 11 de diciembre de 2009

Astonishing X-Men vol2 nº 4 a 6







Guión: Joss Whedon
Dibujo: John Cassaday
Color:
Laura Martin
Título original: Astonishing X-Men Vol.1 (16 a 18 USA
)





Se me acaban los sinónimos del adejtivo "salvaje" para poder describir el contenido de estos tres números, en los que la estrategia ya ha pasado a un segundo plano, y se desata la más pura violencia. Entre giro inesperado y giro inesperado, podremos empezar a vislumbrar el causante de todo, y empezaremos a entender el porqué de las reacciones de cada uno. Cosa que se agradece después de que Joss Whedon nos haya estada "vapuleando" emocionalmente número tras número.

Es de obligada mención reseñar la perícia que tiene dicho guinista para sacar partido de cada uno de los personajes que utiliza. Por ejemplo, el número cuatro es un perfecto almanaque de los recursos de Kitty, personaje al que sí que tenía cariño, pero que no daba la importancia que puede llegar a tener en una situación de combate. El intercambio de golpes que mantienen la señorita Pryde y Emma es soberbio, y aunque parezca mentira, creo que Whedon da una nueva vuelta de tuerca a la manera en que Kitty es capaz de sacar partido a sus impresionantes habilidades.

Además de grandes dosis de acción, en estos números también se nos ralata la paulatina recuperación de los Hombres-X, empezando por la normalización de las situaciones tan cómicas a las que se habían sometido a Lobezno y Bestia, y finalizando por el escalofriante regreso del líder, que protagoniza varias de las páginas más desconcertantes de la historia. Si a todo ello le sumamos los avances en el plan del Club Fuego Infernal, y la llegada al Instituto de Ord, su aliado y perseguidores, todavía no sé porqué en lugar de seguir escribiendo, no me voy corriendo a leer el siguiente número.

Coñas aparte, no puedo dejar de reseñar estos cómics sin tildar nuevamente la excelente labor del dibujante, que consigue emocionarme página tras página como si fuera la primera vez. Me parece destacable la expresión en la mirada de Cíclope y también la frialdad que destila el aspecto de Cassandra Nova. Definitivamente Cassaday se destapa como un artista muy completo, al que no consigo sacarle carencias. Se desenvuelve igual de bien en expresiones faciales, en escenas de acción o escenarios espectaculares.