miércoles, 4 de noviembre de 2009

Justicia nº 7 a 12







Guión: Jim Krueger y Alex Ross
Dibujo: Alex Ross y Doug Braithwaite
Tinta: Doug Braithwaite
Título original: Justice 7 a 12 USA





Cuando comenté los primeros seis números de esta imprescindible colección, hubo un compañero apodado Catman que me dijo que los primeros números le habían encantado, pero que después el interés decrecía. Algo de razón no le faltaba, pues sí que es verdad que la segunda mitad de la historia impresiona quizás un poco menos que los números iniciales, pero creo que el motivo radica en que la forma en que Ross y Krueger nos plantean la historia, deja el listón tan alto, que resulta arto complicado poder seguir con tanta intensidad. En todo caso, es necesario apuntar que estos últimos seis números también son muy buenos, y que sólo están un pelín por debajo de los iniciales.

Una de las cosas que más claras me quedan leyendo Justicia, es el papel tan importante que juega Green Lantern en el Universo DC. Nunca hubiera imaginado que tuviera tanto poder y que pudiera llegar a ser tan resolutivo. Otro de los personajes que me ha sorprendido es Aquaman, al que nunca había llegado a considerar a la altura de los demás miembros de la JLA, pero que en esta ocasión se destapa como un gran héroe. El tercero en subir al podio, como no podía ser de otra manera, es Superman, que vuelve a ofrecernos un recital de poder y de muchas otras características que hacen de él el mejor.

En estos seis últimos números de Justica, los héroes han podido recuperarse del ataque inicial, y se reagrupan para poder decidir los próximos pasos a seguir. También sabremos finalmente quién está detrás de todo y conoceremos el porqué de ciertos comportamientos que en los primeros números podían llegar a sorprendernos. Para resolver todo el embrollo, la JLA contará con la inestimable colaboración de los Metal Men, ocasión que aprovechará Alex Ross para rediseñar los trajes de los héroes de manera espectacular y dejarnos con la boca abierta.

Me ha gustado mucho la personalidad que los autores asignan tanto a Luthor como a Brainiac, dos personajes vitales en la historia y que utilizan los mismos medios, pero con fines distintos. También me ha encantado la escena del túnel con Clayface y Green Arrow, es aterradora. Además también disfrutaremos de mucha acción, que en las manos de Ross y Braithwaite, es sinónimo de espectáculo desde la primera a la última página. De echo, contar con estos dos monstruos del dibujo, asegura un mínimo de entretenimiento visual independientemente del desarrollo de la historia, ya que cada página se convierte en una obra maestra repleta de detalles, y con un estilo único. Quizá la pega de la historia, por ponerle una, es que no está pensada para que personajes que no sean muy poderosos cojan protagonismo; así pues, iconos como Batman o Green Arrow no acaban de destacar por nada.

En todo caso, hablamos de una lectura prácticamente obligatoria, que es una delicia para la vista, y que aunque no destila originalidad, goza de un desarrollo muy interesante.