domingo, 19 de octubre de 2008

Excalibur. ¿Preludio de la Dinastia de M?







Guión: Chris Claremont
Dibujo: Aaron Lopresti, Cliff Richards
Tinta: Greg Adams, Will Conrad
Título original: Excalibur 11 a 14 USA





Hace ya algún tiempo que dudo seriamente sobre la necesidad real de comprar todos esos números sueltos, que teóricamente sirven para poder seguir con total fidelidad una determinada historia. Estas famosas sagas que se reparten entre casi todos los títulos de las colecciones regulares más importantes y que además se complementan con una serie limitada, suponen un duro golpe para nuestros bolsillos que no siempre se ve compensado. De echo tengo la firme convicción que nunca vale la pena tanto desembolso.

En este caso todo empezó en el último número de la saga "Vengadores Desunidos". Terrible historia en la que Wanda perdía la cordura y deformaba la realidad a su antojo con el triste resultado de las muertes de algunos de sus compañeros Vengadores. Años atrás ya había pasado algo parecido cuando la Bruja Escarlata "creó" a sus dos hijos. Hecho que entiendo debería haber causado como poco excepticismo entre sus compañeros, puesto que el marido de Wanda era un sintozoide. ¿ Debió de diseñarlo Ultrón con pene ?.

La idea de que todo fuera cosa de Wanda me pareció original, independientemente de cómo resolviera el asunto Bendis, y el final en donde Magneto llegaba para recoger a su hija enferma me resultó incluso emotivo. Por ello me lancé sin pensarlo a por este tomo de Excalibur que teóricamente enlazaba directamente con el final de la saga de "Desunidos". De echo la portada es calcada a una de las páginas finales que dibujó Finch y que sirvió además para finalizar la colección de Vengadores e inaugurar Nuevos Vengadores.

Creo que el tomo de Excalibur no aporta absolutamente nada a "Dinastia de M" excepto tres o cuatro detalles de las últimas páginas. La práctica totalidad del tomo está centrada en una historia en la que los Armeros atacan Zanzíbar y son posteriormente repelidos por el Angel, Vaina, Calisto y Shola. Así pues no es hasta bien pasadas las tres cuartas partes del contenido que no asistimos a la visita del Doctor Extraño a Charles Xavier en Genosha, donde se encuentra refugiado junto con Magneto y su hija. La historia se centra en una revisión de la vida de Xavier ( algo así como una hipnosis )gracias a un conjuro de Extraño, que le sirve para llegar a la conclusión de que no puede hacer nada para ayudar a Wanda. No hay nada más aprovechable de este tomo que es además el final de la serie de Excalibur, ya que la continuación del grupo pasará a llamarse New Excalibur. El dibujo corre a cargo de Lopresti, que hace un trabajo correcto sin más, aunque las portadas americanas no están mal.