lunes, 8 de junio de 2009

The Boys nº1







Guión: Garth Ennis
Dibujo: Darick Robertson
Color: Tony Aviña
Título original: The Boys 1 a 6 USA





¿Qué pasaría si un ciudadano cualquiera de la sociedad actual, obtuviera superpoderes? ¿ Estamos seguros de que sería una persona íntegra, y que dedicaría lo mejor de su vida a la lucha contra el crimen y la defensa de los desvalidos? ¿ O quizá intentaría vivir del cuento y abusaría de sus poderes en determinadas situaciones ?. Todas estas cuestiones quedan resueltas de manera magistral y algo socarrona en el cómic del que os hablo. Ennis critica el estilo “superheroico” de crear historias y nos propone una sociedad dominada por los superhéroes, que necesita de manera urgente a un grupo que pueda controlarlos. Es ahí donde toman protagonismo Carnicero, Leche Materna, Hembra y el Francés, un grupo de “chicos” que han tenido malas experiencias con los supers, y que están deseosos de hacerles pagar . De este modo, y después de un tiempo de inactividad, el grupo vuelve a reunirse como consecuencia de otro desgraciado accidente protagonizado por un super, que hará además que el grupo se incremente con otro “chico”.

A lo largo de su carrera, Garth Ennis siempre se ha caracterizado por no dejar indiferente a nadie, Predicador o Authority son algunos ejemplos del buen hacer de este irlandés, que no para de acumular elogios trabajo tras trabajo. La crudeza de las escenas que narra, junto con un humor muy negro, componen unas historias bestialmente divertidas y crueles al mismo tiempo. En The Boys nos encontraremos a varios grupos de superhéroes, que no paran atención en los efectos colaterales de sus actos. Todos ellos disponen de unas "cuotas" de víctimas, que les permiten "salvar" al mundo sin necesidad de controlar de manera excesiva sus actos. Las relaciones dentro de los grupos no son en absoluto cordiales, y el más poderoso ejerce el papel de jefe de la manada, teniendo que ir recordando a los posibles aspirantes quién es el que manda.

Así pues, en este primer número conoceremos a todos los integrantes de The Boys, y veremos cómo se las gastan cuando de zurrar supers se trata. Además, disfrutaremos de escenas divertidísimas como la que protagoniza el perro de Carnicero, Terror, con un molesto chucho en el parque.

Darick Robertson realiza un muy buen trabajo, y aunque practica un estilo que no va conmigo, he de reconocer que es muy bueno dibujando expresiones faciales y lesiones de todo tipo ( y creedme, son tan necesarias como abundantes ). Me ha impactado especialmente la escena en la que una súper está vomitando en un váter.

Totalmente recomendable para los seguidores de Ennis, y para todos aquellos que alguna vez hemos deseado que le dieran una buena paliza al superhéroe gallito de turno. Yo descubrí este primer número en el Saló y voy a comprarme los otros dos volando.