domingo, 5 de febrero de 2012

Guardianes de la Galaxia nº1. Legado







Guión: Dan Abnett, Andy Lanning
Dibujo: Paul Pelletier
Tinta: Rick Magyar
Título original: Guardians of the Galaxy vol 3( 1 a 6 USA )






Las Sagas del Infinito protagonizadas por Thanos y la práctica totalidad de los héroes de la Tierra, supusieron mi desvirgue cósmico. Thanos es un personaje que no necesita ningún tipo de presentación, y lo considero el villano más interesante del Universo Marvel. En todo caso, poder observar a decenas de héroes juntos intentando frenarlo, era también un gran aliciente. Una vez Jim Starlin i Ron Lim agotaron todas las posibilidades del argumento del infinito, tomaron el relevo las tramas cósmicas protagonizadas por Anihilius y Ultrón con sus Oleada Aniquiladora y Falange respectivamente. El resultado fué un universo machacado y lleno de grietas espacio-temporales, que no podía soportar otra exigente guerra. La consecuencia de tan lamentable estado, fué la fundación de un nuevo grupo de superhéroes destinado a salvaguardar la frágil salud del universo. Los Guardianes de la Galaxia son el primer y útlimo recurso al que debemos aferrarnos, si queremos que la existencia continúe tal y como todos la conocemos.

Leyendo este primer tomo es imposible no darse cuenta de que los guionistas son especialistas en la temática cósmica. Dan Abnett ha escrito multitud de libros de ciencia ficción basados en el universo de Warhammer 40000, y posee una imaginación inagotable; herramienta que se me antoja imprescindible en cualquier buena historia que transcurra en o entre universos. Las páginas que componen este primer grupo de aventuras están repletas de planetas exóticos, artilugios tecnológicos, instalaciones futuristas, naves, seres imposibles y un largo etcétera de condimentos, que rellenan y dan consistencia a la aventura a la que dan cuerpo.

Después de una rápida presentación de los componentes del equipo; la acción, los viajes estelares y las sorpresas ( sí, aunque parezca raro hoy en día, el cómic sorprende) van salpicando unas tramas que aunque se vistan de básicas y repetitivas en los dos primeros números, enseguida cogen una dimensión y dinamismo alucinantes. Varios son los puntos fuertes de las historias, en primer lugar gozan de ambientaciones muy variadas y diferentes, además la historia transcurre a un alto ritmo, con grandes dosis de acción y de humor. Los pocos ratos de descanso de los personajes son tratados con coherencia, y podemos verlos en ropa de calle, paseando y comprando en el mercado. Además, cuando alguien resulta herido, las secuelas de la lesión pasan de número en número mientras evolucionan paulatinamente( ya sé que puede parecer una tontería, pero me dan rabia los guionistas que machacan a un personaje en un número, y que lo hacen aparecer como si nada en el siguiente ). A todo ello le sumamos una gran mayoría de personajes interesantes y una base de operaciones muy original, y nos encontramos con un cómic muy divertido y con una enorme proyección. Bajo mi punto de vista, quizá la cantidad de seres extraños que rebosan las páginas de los Guardianes de la Galaxia, dificulte que puedas tomarte las aventuras más en serio, recordándome a lugares como el típico bar de Star Wars que todos tenemos en la mente, y que ya es un clásico de las cantinas estelares.

Por lo demás, todo un soplo de aire fresco que promete. Además Pelletier hace un gran trabajo poblando las viñetas de multitud de detalle, y creo sinceramente que es un dibujante al que este tipo de historias le van como anillo al dedo. Mención aparte requieren también unas portadas tremendas, que corren a cargo de Clint Langley y que son absolutamente espectaculares.