jueves, 11 de septiembre de 2008

La Imposible Patrulla-X nº 1 a 5





Guión: Chris Claremont
Dibujo: Alan Davis, Andy Park
Tinta: Mark Farmer, Jon Sibal
Título original: Uncanny X-Men (450 a 459 USA)



Tres son las tramas que podemos encontrarnos en estos cinco primeros números. Chris Claremont sigue demostrando que es una fuente inagotable de recursos e imaginación y no utiliza el vil truco de alargar las tramas simplemente para que ocupen más números sinó todo lo contrario, va al grano lo más directo que puede. Es por ello, que necesita sólamente un número para ejecutar una aceptable presentación de X-23, esta nueva mutante que guarda grandes parecidos con Lobezno y que al parecer va a formar parte de esta "nueva" Patrulla-X en calidad de estudiante.

La segunda trama nos habla por enésima vez del resurgimiento del Club Fuego Infernal, organización criminal que odio tremendamente y que nunca he conseguido entender qué función desempeña. Empezando por lo cutre del nombre y continuando con los desafortunados cargos que se disputan ( Renia Blanca, Lord Cardenal, ...) más propios de la berborrea fantástico-épica que de un grupo de criminales del siglo XX; la cuestión es que nos ocupan otro número en donde sorprendentemente ahora quieren estar del lado de los buenos y por ello son atacados por cierto cyborg que quiere seguir estando del lado de los malos. Además, he encontrado inexplicable la actitud de Sabia y Mancha Solar con sus ex-compañeros. En fin, una desafortunada historia que sólo salvaría por Nocturna, a la que creo tienen bastante desaprovechada.

central

La tercera y más importante trama nos traslada a la Tierra Salvaje, en donde la Patrulla deberá hacer frente y vencer a una raza de saurios evolucionados que quieren hacerse con el control del planeta. La historia está bastante bien llevada, pero no ha terminado de engancharme porqué encuentro ridículo el diseño de unos saurios evolucionados que habitan en una enorme ciudad llena de teconlogía y que curiosamente había pasado inadvertida para todo el mundo, incluido Ka-Zar que vendría a ser como el Tarzán de la zona. Tampoco me ha gustado la facilidad con que se manipula la mente de una de las teóricamente telépatas más poderosas como es Rachel Grey.

Si a todo ello le sumamos la aparición de un supervillano llamado Niñolisto que vuelve a engañar a la Patrulla y la resurrección ( otra más ) de un miembro que perdió la vida en España hará pocos años; nos encontramos con un cóctel que sería muy difícil de digerir si no fuera por la excelente labor de Alan Davis. El sr. Davis recrea de maravilla el ambiente de la Tierra Salvaje, y llena cada página con multitud de detalles. Conoce a la perfección la anatomía humana y todas las poses de los personajes se antojan reales, equilibradas y en ningún momento forzadas. Vaya que estamos ante el trabajo de un profesional como la copa de un pino. He estado ojeando el próximo número que corre a cargo de Tom Raney y la diferencia es sustanciosa a favor de Davis.

Espero que en sucesivos números Claremont sea capaz de cuajar un grupo más organizado y que dé más sensación de poder, puesto que la idea que te queda después de leer estas primeras historias, es que cualquiera puede pegarles una paliza a los hombres-X. Tanta sala de peligro y tanto entrenamiento digo yo que deberían de servir para algo, no?