sábado, 30 de agosto de 2008

Batman: Año Uno




Guión: Frank Miller

Dibujo: David Mazzucchelli

Tinta: Paul Neary

Título original: Batman: Year One



Después de ver la película más comentada y laureada de los últimos tiempos, ( película que no comentaré para no saturar al personal) me entraron ganas de volver a leer historias del protagonista. Además me apetecía leer algo de sus comienzos, algo que me recordara más o menos a lo visto en la película y creo que hice una buena elección.

Batman: Año Uno nos explica el nacimiento y evolución de dos héroes, y lo hace de forma magistral pues combina a la perfección los paralelismos existentes entre el orígen de ambos hasta llegar al nacimiento tanto del comisario Gordon como del Hombre Muerciélago. Él cómic arranca con la llegada de ambos protagonistas a Gotham City y a partir de ahí sus caminos van entrelazándose de manera que se crea un vínculo entre ellos que va fortaleciendose paulatinamente hasta formar la alianza ya conocida por todos.

Frank Miller sintetiza perfectamente el orígen de ambos en pocas páginas, dando un ritmo imparable a la historia. Me ha gustado particularmente el recurso de fechar cada uno de los momentos importantes del relato, pues creo que ayuda mucho a aumentar el realismo de la trama. En Año Uno asistimos también a la presentación de varios de los personajes más importantes del entorno de Batman. Así pues nos encontramos con un joven Harvey Dent, con el orígen de Catwoman y la familia de Gordon.

La historia plasma a la perfección el ambiente corrupto de Gotham y hace que se te pongan los pelos de punta al comprobar como tanto el bueno de Gordon como su inestimable ayudante enmascarado tienen que luchar contra todas las caras posibles del crimen. Me ha parecida muy curiosa la escena en la que Bruce Wayne llega a la conclusión de que necesita un traje para sus "trabajos nocturnos" ( me ha recordado a una escena parecida de la primera película de Spiderman). Y también he tenido un poderoso sentido de déjà vú en la escena en que "acorralan" a Batman en un apartamento abandonado que está poblado solamente por vagabundos y borrachos.

El trazo de David Mazzucchelli ayuda sobremanera a crear un ambiente depresivo y oscuro que le va como anillo al dedo a la obra, y si ser especialmente espectacular creo que fácilmente te da la sensación de que estás ante una peli de cine negro. Además creo que transmite a la perfección la idea de que estamos leyendo una historia antigua. Resumiedo, imprescindible para los seguidores de Batman y muy recomendable para los que quieran empezar a descubrirlo.