lunes, 4 de agosto de 2008

Justicia nº 2






Guión: Jim Krueger y Alex Ross
Dibujo: Alex Ross
Tinta: Doug Braithwaite
Título original: Justice 2 USA



Continuo con la lectura de esta estupenda historia, y continúan las magníficas sensaciones. En este número le toca el turno al hombre muerciélago, que intenta recuperar información vital que ha sido robada de los ordenadores de Bruce Wayne por el Acertijo. El CD en cuestión contiene datos de las identidades secretas de los principales héroes del planeta, incluido Batman, así como información vital de las infraestructuras de la JLA. Todo un bombón en manos de criminales como Acertijo.

Junto con la historia principal, en donde Batman persigue a Acertijo sin descanso, coexisten varias tramas secundarias y además podemos ver qué le está pasando a Aquaman. Por cierto, las últimas páginas del cómic son terroríficas. Dignas de aquellas primeras películas de terror en blanco y negro que tan fuertemente han quedado impreganadas en nuestras retinas.

Es necesario comentar que el autor está mimando la historia, y eso se nota en pequeños detalles que ayudan mucho a fortalecer el conjunto. Por poner un ejemplo os diré que Batman pasa a toda velocidad por delante de una valla publicitaria en donde se muestran unas tarjetas de crédito. ¿Adivinais qué superhéroe cede su imagen para dichas tarjetas? Como pista os diré que están hechas de plástico.

Al final de cada cómic encontramos una sección llamada "de los archivos privados de Bruce Wayne" con un par de fichas de los villanos que aparecen en la historia. Este detalle también lo encontramos en el primer número, y en ese momento no quise comentar nada porque no sabía exactamente si se continuaría con la iniciativa o si era una cosa de ese primer número. Sea como fuere, dichas páginas gozan de unas ilustraciones en blanco y negro de cada uno de los personajes y una pequeña explicación de las motivaciones e historia de los mismos.

De la misma manera en que la historia no decae en interés, sinó que parece que va cogiendo marcha, el dibujo continúa en su línea. Como dije en el comentario del número uno, estamos ante una maravilla gráfica. Uno de esos cómics que salen de vez en cuando y que no puedes permitirte el lujo de perderte.

Por cierto, aunque parezca lo contrario, ni el señor Alex Ross ni Jim Krueger me pagan para que exalte su obra de manera tan exagerada. Posiblemente tanto éxtasis se deba al echo de que acabo de comenzar las vacaciones y todo me parece genial. Veremos que tal me parecen los números de los próximos meses