domingo, 29 de agosto de 2010

The Authority nº 13 a 24. El nivel sigue aumentando.








Guión: Mark Millar
Dibujo: Frank Quitely, Arthur Adams, Dustin Nguyen, Chris Weston
Título original: The Authority (13 a 24 USA)






Qué grupo de superhéroes sería capaz de enfrentarse al mismísimo Dios, o al espíritu del mundo, o al mago más poderoso de todos los tiempos o incluso a copias de sí mismos. La respuesta evidentemente es The Authority, el conjunto de superseres más espectacular que jamás he conocido.

Confieso que cuando leí los primeros números de la colección, enseguida pensé que sería complicado elaborar historias amenas con el nivel suficiente de amenaza, para que la resolución del problema no fuera coser y cantar. El poder que acumulan los miembros de The Authority es tal, que pensaba que la colección caería inmediatamente en la monotonía debido a la dificultad que entrañaba imaginar situaciones competitivas para nuestros héroes, que no tuvieran tremendo parecido entre ellas. Es por ello, que me descubro ante la genial labor que ha realizado Mark Millar, sorprendiéndonos número a número, con situaciones distintas y totalmente exigentes.

authority-under-new-management-1600x1200

Este segundo volumen de The Authority, rebosa imaginación en todos los planteamientos y resoluciones, asombra en las escenas de acción y en sus escenarios, enlaza a la perfección las tramas entre los distintos números, y sigue alarmándonos o haciéndonos sonreir con unos diálogos tan sarcásticos y afilados como navajas.

Realmente he disfrutado como hacía mucho leyéndolo, aunque quizá hubiera resultado orgásmico si la elección de los dibujantes hubiera sido otra. Empezando por Frank Quitely, que tiene un estilo abotargado pero efectivo, la calidad disminuy paulatinamente a cada nuevo cambio de dibujante, haciendo que la sombra de Hitch sea interminablemente larga. No obstante, incluso a pesar de la suficiente calidad del dibujo, considero estos números como un ejemplo perfecto de diversión y sorpresa. Todavía hay esperanza...

" ¿Has pensado alguna vez el efecto que la gravedad causará en tus testículos?"

Al parecer, Millar lo pensó alguna vez, y desde entonces lo pienso hasta yo.