lunes, 23 de marzo de 2009

Lobezno nº 10. " Buscando fantasmas"







Guión: Daniel Way
Dibujo: Javier Saltares
Tinta: Mark Texeira
Título original: Wolverine vol. 3 ( 33 a 35 USA )






La acción de este número, se sitúa en el momento posterior del salto de Lobezno desde el Helitransporte de SHIELD (supongo que la mayoría habréis asistido en directo a tal proeza, que tiene lugar en el número dos de Dinastía de M). Sebastian Shaw, máximo responsable de la organización, interroga a Mística, la compañera sentimental de Lobezno en esta nueva realidad, con el fin de averiguar qué ha podido motivar a James ( Logan ) a tomar tan extraña decisión. A partir de este momento, Daniel Way nos sumergerá en el pasado de Lobezno en esta nueva realidad, y desarrollará un notable argumento en donde asistiremos a revelaciones sorprendetes sobre las acciones de James y de Mística y la relación que ambos mantienen. También contaremos con la presencia estelar del principal instigador de la revuelta de los humanos. ¿ Adivináis quién es ? y todo ello salpimentado con grandes dosis de violencia al más puro estilo Lobezno.

Confieso que Daniel Way me ha sorprendido, pues ha sido capaz de imprimir de manera paulatina, velocidad e intriga por igual, hasta llegar a un final inesperado propio del más enigmático de los thrillers. Con la tensión e intensidad correctas, el autor nos va regalando de manera muy celosa un dato aquí, una pequeña referencia allá, que hacen que estés despistado hasta el final de la lectura, en donde resuelve de manera notable todo el embrollo creado.

Aunque el número esté fijado temporalmente después del "salto" de Lobezno, no relata de manera precisa ( exceptuando el interrogatorio a Mística ) los echos posteriores, sinó que remonta un poco más atrás, y analiza los primeros días como soldado de Lobezno y la relación que mantiene éste con Mística, que dicho sea de paso, es la novia que todos quisiéramos tener, ¿ o no?. Las escenas de acción son especialmente cruentas, y se nota un pelín que nada de lo que pase tendrá repercusión en la continuidad de los personajes, pues en la mayoría de los conflictos, no tienen ningún reparo en utilizar fuerza letal si es necesario. Algo a lo que no estamos acostumbrados en el Universo Marvel tradicional.

El dibujo corre a cargo de Javier Saltares, quién realiza una labor correcta.Texeira se encarga de los acabados y quizá a veces, eclipsa demasiado el trabajo del dibujante. Con todo un muy buen número tanto por el dibujo como por la intensidad de la historia, que si bien no se acerca a la genialidad que pudimos disfrutar en los seis primeros números ( de obligada lectura para todo el mundo), sí que consigue destacar en relación al truño que supusieron los tres últimos.