sábado, 17 de mayo de 2008

El Regreso de Donna Troy



Guión: Phil Jimenez
Dibujo: José Luis García-López
Tinta: George Pérez
Título original: The Return of Donna Troy (1 a 4 USA)





De un tiempo a esta parte, morirse ha perdido la importancia que merece. Sí amigos, aunque parezca una tonteria lo que estoy diciendo ( que lo es ) queda empequeñecida si la comparamos con la tonteria que representa que los autores de cómics actuales vayan matando y resucitando héroes según les plazca. Entiendo que es necesario vender cómics y que las muertes siempre venden mucho, no hace falta que os recuerde la última y sonada de la competencia, pero sería de agradecer que los muertos permanecieran en sus tumbas, de esta manera no se transformaría la muerte en un circo de ida y vuelta. Tenía pensado hacer un pequeño repaso a la cantidad de héroes que por un motivo u otro han muerto y luego vuelto a la vida, pero creo que no hay suficiente espacio web en este blog para enumerarlos a todos.

La verdad es que me siento un poco decepcionado porque un hecho tan trágico y trascendente como la muerte de uno de mis personajes favoritos, lo único que hace es provocarme la pregunta ¿ cuando resucitarán a éste?. Recuerdo cuando leí Día de Graduación por primera vez que me quedé totalmente asombrado ante la osadez de matar a Donna Troy ( he de confesar que las otras víctimas, las cuales no cito por si hay alguien que todavía no lo haya leído, no tenían la repercusión de Donna y podían considerarse totalmente prescindibles, o quizá menos trascendetes o protagonistas ). No obstante, pasado el susto inicial enseguida empezaron a llegarme recuerdos de héroes no-muertos, algo así como semi-zombies pero con toda la inteligencia y recuerdos anteriores y sin el ansia inhumana de devorar vísceras todavía calientes.
Perdonad, sé que me voy del tema, pero es que me saca de quicio que se recurra cada vez más al recurso de una muerte que todo el mundo sabemos que no será tal y que en poco tiempo idearán alguna peripecia para poder resucitar al casi caliente cadáver.

No recuerdo ninguna resurrección tan creíble y acorde con el personaje como las que sufrió Lobo en Lobo's Back ( espero que no haya ningún insensato que todavía no lo conozca). Exceptuando esta sensacional historia que no regalaron Giffen, Grant y Bisley, y que repito es imprescindible, todas las demás han chirriado por un motivo u otro.

En relación al cómic he de deciros que me ha gustado el dibujo. Es de un estilo parecido a George Pérez, o al menos a mí me lo ha recordado en ciertos detalles, y destaca que cada viñeta está repleta de detalles. Tampoco se le dan mal las expresiones de los protagonistas e incluso añadiría que las escenas de acción en donde aparecen ciertas amazonas peleándose al más puro estilo luchadoras de barro han estado bastante bien.

Por lo demás siento comunciaros que la historia ni fú ni fá. El bueno de Phil nos presenta sin explicación previa, a una Donna diosa (o semidiosa o titán mítica, estoy ya un poco perdido )que al parecer es la clave para que el resto de panteón puedan acceder a un universo mucho mejor. Para ello, tienen que machacar un mundo en donde se esconde un artefacto de temible poder. Entre batalla y batalla muere la hermanastra de Donna, y este hecho unido a la visita vía esfera mágica de teletransporte de los Jovenes Titanes y Outsiders, hace que poco a poco Donna vuelva a recordar quien y qué era y se enfrente a sus padres adoptivos y marido para salvar en un instante y sin preparación previa a todo un universo.

Esta es a grandes rasgos la historia que goza de algún buen momento como la antes mencionada batalla de amazonas ( Donna vs Cassie ) o el acto de amor verdadero de Coeus. La explicación de porqué Donna es la única que tiene el poder de controlar el preciado artefacto que buscan los titanes míticos también es pasable, pero el resto ...

Creo que la utilización de dioses y semidioses y titanes míticos no pega ni en pintura con personajes como Nightwing o Arsenal, ya que este tipo de aventuras tan endiosadas que hacen que los protagonistas reales ( en este caso outsiders y jovenes titanes ) sean meros espectadores y tengan que esperar un milagro para que todo se resuelva en las dos últimas páginas carecen de la tensión real necesaria que te hace dudar de si ganará el bueno o el malo. En este caso está claro que nada puede hacerse contra un semidiós y que sólo un milagro puede hacer que la situación se incline a favor de los intereses de meros mortales.

No quisiera despedirme sin antes romper una lanza a favor de las muertes "mortales", esas que hacen que cuando mueres te quedes en el hoyo para siempre ( o al menos hasta que pase Armagedón y se restaure el paraíso en la Tierra ). Que Dios me perdone.