lunes, 27 de agosto de 2012

(Opinión) - Prometheus by un espectador cualquiera

098_de_560_v0010.1113
Tanto tiempo he estado esperando Prometheus, y tantas ganas tenía de verla, que seguramente ya arranqué el visionado condicionado por el hype previo. Y entiendo que esta sensación seguramente no la tendrá el espectador cualquiera, que acude al cine por el reclamo innegable que supone Ridley Scott y sus aliens, y con la idea de disfrutar de una nueva película de la saga. Pero cierto es que para el espectador sádico, que ya ha mirado trailers, visto imágenes de rodaje y analizado minuciosamente cualquier cantidad e información recibida de la película, el hype transforma de manera subconsciente una buena película, en una pequeña decepción.

Y más o menos eso es lo que me pasó, aunque también es de recibo comentar y creo que lo hago desde la posición más imparcial posible, que la película resulta algo sosa, y que no acaba de convencer ni a espectadores ocasionales, ni a fans acérrimos. Ridley Scott ejecuta a la perfección las grandes habilidades que posee como director, y nos ofrece una cinta con un manejo de cámara excelente, unos decorados magníficos, una ambientación muy buena y algunas interpretaciones notables. Destacaría particularmente a Fassbender en el papel de androide, y a Noomi Rapace a la que confieso que había encasillado en el papel Lisbeth Salander de la saga Millenium, pero que rubrica un trabajo destacado.

Prometheus gustará sin duda a los amantes del género y a los fans de la saga Alien, pero no destaca por nada en especial, puesto que se vale de los mismos aciertos de sus predecesoras para funcionar. En esta ocasión Ridley Scott no consigue sorprendernos, ni atemorizarnos, ni excitarnos con nada, y volca toda la responsabilidad en el éxito o fracaso de la película en las ideas y planteamiento que hicieron de Alien el 8º Pasajero una obra maestra. El argumento de Prometheus es demasiado sencillo, los acontecimientos que relata Ridley transcurren sin traba y de manera lineal, sin ofrecernos sorpresas significativas. Los viajeros encuentran enseguida lo que buscaban, y lo que buscaban les encuentra también pronto, y la curiosidad de la escena inicial se diluye poco a poco, hubiendo pasado casi una hora de película sin más aliciente que los momentos ya vividos en otras películas de la saga.

Los efectos especiales son apabullantes y los decorados maravillosos, pero es poco bagaje para las expectativas creadas. Y aunque bien es cierto que Prometheus es una cinta continuísta, después de cuatro entregas creo que la saga necesita algo más para volver a revitalizarse. Repetir aciertos del pasado, añadir efectos especiales y maquillarlo todo con un inicio original ya no basta para el espectador cualquiera. Prometheus prometía, pero se quedó en una buena película, sin más.

2 comentarios:

soytutioargail dijo...

La verdad que me pasó lo mismo; a Prometheus le falta gancho, emoción; es como observar un encefalograma plano. Sin ser muy ofensivo, Ridley Scott va a hacer 75 años y lo veo con poca líbido al realizar sus pelis, ya lo viví con Robin Hood que también es un buen ladrillo. Buen blog y un saludete!

Avengersforever dijo...

Gracias por pasarte por aquí.
Coincido plenamente contigo en que Robin Hood adormecía hasta a las piedras.
Quizá el señor Scott ya nos haya dado lo mejor de sí mismo, que no es poco. Difícilmente vuelva a generar otra obra maestra.. aunque ojalá me equivoque.

Saludos y ánimo!